fbpx
4 DE JUNIO: LA APUESTA A TODO O NADA
abril 30, 2017
Josefina: Tenemos el primer lugar en inseguridad, corrupción y feminicidios
mayo 1, 2017

Mascarada. El baile de las máscaras. 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ante la avalancha de propuestas de los candidatos a la gubernatura, con todo tipo de ofrecimiento de paraísos, se hace necesaria la reflexión y la información para bajar de la nube a la que nos quieren subir,s en general.

DOBLE FILO

Mascarada. El baile de las máscaras


El baile de las máscaras
Por: Ismael Rojas Escobar
Los políticos, sus partidos y sus estrategias para ganar el favor y hasta el fanatismo de los votantes –porque sólo les interesan los votantes- no tienen piedad ni freno, y sólo temen a algo: a la reflexión basada en fuentes de información certera.
Antes de votar debemos saber quiénes son estos personajes, sus partidos y quienes están detrás de ellos, a qué corriente económica y de pensamiento obedecen, lo que han hecho y ello nos dirá si lo que nos prometen es congruente y qué podemos esperar: la respuesta en un breve análisis será tal vez de desánimo.
Durante el pasado “debate” del martes 25 en el IEEM, llovieron las propuestas sobre los temas de desarrollo social, seguridad pública y corrupción: fuera de los ataques con los que pretendían desacreditar al adversario, los cuentos magníficos de un futuro mejor corrían como río, en una suerte de amnesia auto infringida para ignorar sus pasados y tratar de convencer al espectador.
Para los más informados, cada línea de sus decálogos del futuro mejor, eran fácilmente abatidos si se recurre a la historia que demuestra que justamente hicieron todo lo contrario a lo que afirmaban.
En un caso excepcional, sólo Juan Zepeda, del PRD presentó cifras reconocidas oficialmente sobre su estrategia de combate a la delincuencia que resultó exitosa: los hechos sostienen sus afirmaciones. Es un indicador, sí, pero puede palidecer si se hace un análisis un poco más profundo sobre el origen de la inseguridad.
No es necio detenerse a cuestionar más a fondo con qué corriente económica se identifican y a la que pertenece su partido; quiénes están cerca en su círculo inmediato; quiénes son los grupos empresariales, rurales, sindicales, populares, académicos o sociales que los respaldan con recursos con recursos, elaboración de proyectos y hasta con asistentes para sus mítines.
Es imprescindible analizar su actuación en los cargos públicos, si, en el mejor de los casos salieron sin un escándalo de corrupción salvados por el Órgano Superior de Fiscalización, si tenían alguna noción de gobierno o sólo siguieron la inercia de un sistema o si en verdad destacaron porque trazaron un rumbo claro e incluyente.
No podemos creer, por ejemplo, en un candidato que habla fuerte y beligerante cuando en su cargo inmediato se distinguió por ser el más faltista en sesiones del Congreso, en las comisiones de análisis y aparte, nunca fue crítico con el gobierno estatal y por el contrario, le ayudó a aprobar las iniciativas que enviaba el Ejecutivo y que no favorecían a la población precisamente.
El engaño es mayor si pensamos que este candidato es abanderado por un partido que dice ser de los trabajadores y como si fuera una mala broma, sólo vemos burocracia partidista y que no tiene estructuras sociales o sindicales que respalden que sea de los trabajadores.
En lo económico: qué candidato representa la mejor opción para el grueso de la población, no para un grupo selecto, como lo ha hecho el neoliberalismo desde mediados de los ochenta.
Es muy cuestionable que alguien defienda a quien no luche por él, sin embargo, a donde volteamos vemos furiosos defensores de los grupos económicos que tienen como representantes a partidos políticos, y curiosamente, son los más pobres e ignorantes de esta trágica realidad.
Puede parecer desalentador si hacemos el más somero análisis, pero para una sociedad a la que queremos avanzar es imprescindible que se construya la democracia participativa sobre la base del conocimiento y no de la publicidad política y el fanatismo como sucede actualmente.

Llanto
Falsedad, demagogia, ignorancia, traición, doble discurso y ganas de timar al grueso de la población fue lo que se pudo ver entre los cinco candidatos al gobierno mexiquense.
Aunque muchos sostengan que hubieron propuestas, bastaría hacer una revisión al debate que en su momento sostuvieron los magníficos del 2011, para ver que son las mismas, y en el caso del que ganó, simple y sencillamente no las cumplió, pues las cifras de pobreza, inseguridad y otras variables, se incrementaron, mientras que el PIB estatal se rezagó en comparación con otras entidades vecinas.

Alegría
Trump no es tonto y sabe que alterar, aunque sea un poco el equilibrio económico entre ambos países le acarrearía fuertes estragos a su país, así como más irritación a los poderosos empresarios que tendrían que hacer una reingeniería en su producción y mercados, así como con sus socios dentro y fuera de ese país. Una vez más el berrinche del poderoso magnate, se quedó en eso: sólo un berrinche.

Charada
Me pregunto por qué de pronto el OSFEM y la FEPADE se volvieron eficientes: salieron al paso del juego político en momentos donde el partido oficial ve en peligro el botín que representa la entidad mexiquense.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *