fbpx
MILLONARIOS RECURSOS PÚBLICOS A LOS PARTIDOS PARA CAMPAÑAS
mayo 8, 2017
Cogito Ergo Sum
mayo 8, 2017

Mascarada El Baile de las Máscaras

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El instinto natural de ser el líder, el macho o la hembra alfa, se ve rebasado por la ambición de poder económico y político. Es urgente hacer un alto en el camino y preguntarnos ¿por qué tal candidato quiere el cargo?

CATEGORÍA DE LA NOTA

Mascarada El Baile de las Máscaras


Por: Ismael Rojas Escobar






El instinto natural de ser el líder, el macho o la hembra alfa, se ve rebasado por la ambición de poder económico y político. Es urgente hacer un alto en el camino y preguntarnos ¿por qué tal candidato quiere el cargo?


Los políticos –la mayoría- buscan el poder como medio para obtener torrenciales cantidades de dinero para ellos y sus grupos, para poder mandar y para perpetuar a una clase que tiende a renovarse cada generación.

Eso ocurre hasta la fecha: la terrible realidad sobre casi la totalidad de los políticos que aspiran a cargos públicos por humildes que sean, desde el regidor del municipio rural, hasta el jefe de Estado.

Es por eso que cada candidato debe ser sometido a un análisis para saber por qué quieren el poder. Las razones pueden ser muchas, pero se resumen en dos principalmente: obtener dinero y la capacidad de mando.

El instinto natural de ser el líder, el macho o la hembra alfa, se ve rebasado por la ambición de poder económico y político. Es urgente hacer un alto en el camino y preguntarnos ¿por qué tal candidato quiere el cargo?

En sus trayectorias está la respuesta. La evolución patrimonial a lo largo de sus carreras es un indicador de peso, asimismo, cómo usó el poder cuando ocupo tal cargo.

La respuesta nos puede llevar al desaliento, a pensar que no vale la pena acudir a las urnas o quizá, hasta pensar que es mejor voltear para otro lado e ignorar estos hechos.

La sociedad que muchos –quiero creer que la mayoría- queremos construir, donde exista la justa repartición de la riqueza nacional pudiera ser un sueño inalcanzable, pero en la medida en que cada ciudadano se haga este tipo de preguntas, reflexione y cuestione a las estructuras de gobierno, se disminuirá el abismo que separa actualmente a los “poderosos”, de los que menos tienen.

Veamos un par de casos para el análisis. Quiero saber si alguna de las instituciones oficiales o privadas en México o el extranjero tienen la documentación que acredite que el candidato persistente tiene cuentas de banco, propiedades a su nombre o de familiares y amigos; si ha llevado a cabo acciones para enriquecer a su grupo y por el contrario, si sus acciones cuando tuvo la oportunidad de gobernar, afectaron a las mayorías y no fueron eficientes, que por malas decisiones, por incapacidad o corrupción, se perdieron cuantiosos recursos. ¿Para qué quiere el poder entonces?.

Otro caso ejemplar, es el del ex gobernador de Veracruz, en donde todo indica que peleó llegar al poder para servirse a él y a su grupo: los saldos de su gestión apenas se están contabilizando y van desde dejar sin dinero a la universidad estatal, hasta quitarle la oportunidad de una humilde silla de ruedas a gente necesitada, ente otro desfile de crímenes se acumulan cada día que continúan las investigaciones. Entonces: ¿para eso quería el poder?. Esa es la pregunta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *