fbpx
LA RUTA PARA “COMPRAR” LA ELECCIÓN EN EDOMEX
mayo 18, 2017
Josefina Vázquez Mota: “Alfredo del Mazo dejó entrar al narco a Huixquilucan”
mayo 20, 2017

Mascarada El Baile de las Máscaras

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Realmente votamos por quienes creemos que son los mejores o por quienes inconscientemente representan la seguridad de nuestro modo de vida?

CATEGORÍA DE LA NOTA

Mascarada El Baile de las Máscaras


Por: Ismael Rojas Escobar






Cuando sólo votamos por mantener la “estabilidad” en nuestras vidas


¿Realmente votamos por quienes creemos que son los mejores o por quienes inconscientemente representan la seguridad de nuestro modo de vida?

Es comprensible que el padre de familia no quiera poner en riesgo el alimento y las medicinas que necesita su pequeña hija que padece una enfermedad grave: ve un terrible riesgo el tan sólo pensar que tenga que salir a buscar trabajo de nuevo.

Cualquiera estaría a favor de que nada se moviera. Sin embargo, en pláticas de café, sobre mesa, en el autobús, el mercado, en la tienda de la esquina, en todos lados, las personas no dejan de quejarse de la corrupción del gobierno, de los nuevos escándalos, de las cantidades millonarias que se llevan los funcionarios y por otro lado, de que no les alcanza para lo más básico, olvidándose de la importancia del ahorro o de los seguros médicos, de vida o de retiro, que eso ya es algo casi inalcanzable.

La población medianamente instruida y la más preparada son juiciosos –o eso creemos algunos- sobre el actuar de las autoridades y políticos con la poca y mala información que les llega a través de los medios de comunicación; se enojan, quejan y los más atrevidos lo comentan en las redes sociales, pero a final de cuentas se encojen de hombros y repiten la medicina que saben, los tiene siempre en la cuerda floja, entre permanecer en su clase social o descender víctima de las de las maniobras maestras de los gobiernos.

No obstante, es cotidiano y ya hasta no causa extrañeza, saber de escándalos millonarios en los que inexorablemente vemos fugarse miles de millones de pesos o dólares, que no teníamos idea o noción de que son de nosotros, que es un presupuesto producto de nuestros impuestos y otros ingresos que administra el gobierno y del que todos debiéramos disfrutar, pero que un plumazo, por ejemplo, se pueden ir mil millones a una ocurrencia de la que no se tiene una rendición de cuentas efectiva, pero que se perdieron gracias al tráfico de influencias y la desvergüenza de nuestros actores políticos.

Entonces cuando nos preguntamos por qué tantas personas están conformes con estos robos y prefieren que siga así mientras puedan seguir contando con los medios de subsistencia que les brindan los gobiernos a los que se encomienden, ya sea federal, estatal o municipales, del color que sean.

Es tal su desesperación, que tienden a inventar toda una serie de pretextos para evadir la realidad y responsabilidad como actores sociales de cambio. Todo cambio puede ser para bien o para mal, pero en la medida en que se atrevan a opinar, participar y votar en elecciones será mayor la certeza de un futuro mejor, uno que fue construido por todos y no sólo por pequeños grupos con intereses mezquinos.

Llanto
Otro periodista más. ¿Realmente le importamos a la clase gobernante?... francamente lo dudo mucho.

Alegría
Puede catalogarse como positivo que se uniera la mayoría de los miembros de la prensa, ONG´s y sociedad civil para manifestar su condena por la violencia contra los periodistas.

El gran anuncio que algunos –no todos, yo entre ellos- de Enrique Peña sobre la estrategia para la protección a periodistas en la que participaron gobernadores y diversos actores políticos, fue como lo esperaba, una charada, una treta mediática que nadie le creyó, ni sus más desquiciados fanáticos de la prensa, tal vez, incluso, Ricardo Alemán.

Más retórica, demagogia y promesas de incremento presupuestal a la inútil Fiscalía –que nadie sabe cómo se usan-. No escuchamos que el mandatario dijera fuerte y claro que van a caer los autores intelectuales y que nadie va a poder atentar contra los periodistas sin tener castigo.
Falso y mediocre evento el de este miércoles en Palacio Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *