fbpx
Peña Nieto: Inversión en infraestructura educativa, triplica la de gobiernos pasados
junio 3, 2017
PRI y Morena en final de fotografía en Edomex
junio 5, 2017

Paradojas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

11.3 millones de mexiquenses podrían convertirse en héroes si logran romper el cerco del miedo y acoso a su pobreza para acudir a votar.

DOBLE FILO

Paradojas


Por: Tere Montaño






11.3 millones de mexiquenses podrían convertirse en héroes si logran romper el cerco del miedo y acoso a su pobreza para acudir a votar.


Este domingo los mexiquenses podrían dar un vuelco a la historia y marcar con su voto el curso de su vida política, económica, social, educativa, laboral y cultural para los próximos 6 años, y de paso cavar la fosa del grupo político que como “virreyes” del siglo XVII han depredado su riqueza y a su población por 88 años consecutivos, desde que en 1929 se fundó el PRI bajo las siglas del Partido Nacional Revolucionario (PNR).

Pero la campaña no será fácil, a pesar de que la logística implementada cumple al menos condiciones técnicas para captar el voto ciudadano, los mexiquenses tienen todo en contra para votar libremente sin peligro, ni coerción, sin desánimo o sin miedo.

A prácticamente minutos de que fueran instaladas las 18 mil 605 casillas programadas este domingo y con una organización que involucra 130 mil 235 funcionarios de casilla, 3 mil 354 trabajadores del INE y 497 supervisores (entre otros actores), el gobierno mexiquense que comanda Eruviel Ávila Villegas, junto con el que dirige su antecesor Enrique Peña desde Los Pinos, han lanzado y coordinado la más feroz campaña de miedo de que tengan memoria los ciudadanos de la entidad más rica del país, paradójicamente.

Esta campaña, que incluye acciones de “terror” de última hora, como llamadas masivas de intimidación en municipios con nutridos padrones electorales, como Tlalnepantla, Tecámac y Cuautitlán Izcalli; intimidación directa en domicilios; secuestro de credenciales de elector; siembra de cabezas ensangrentadas de cerdos en sedes de partidos de oposición y hasta cruces negras colocadas en puntos estratégicos donde se instalarán las casillas –a manera de mensajes de muerte-, involucra, lamentablemente, a otros miles de ciudadanos que se han prestado a la peor campaña negra electoral del país.

Se trata de una megaestructura partidista que podría, sin lugar a dudas, integrar la más amplia red de corrupción que exista en Latinoamérica, encabezada y formada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en su franquicia del Estado de México, ya que se ha perfeccionado en enrolar y capacitar a todo un ejército de corruptores, para que a su vez “corrompan” a la mayor cantidad de ciudadanos posibles con diversos mecanismos de coacción y utilizando incalculables recursos extraídos subrepticiamente de presupuestos públicos.

Por si fuera poco, los ciudadanos mexiquenses que han logrado mantener la cabeza sin dejarse arrastrar por del miedo, la desazón y las amenazas, tendrán además que ser valientes, por decir lo menos, para no rendir ante el hambre, pobreza y desempleo que les agobia, pues la riqueza de su entidad, es controlada por el dinástico Grupo Atlacomulco, del que procede el candidato de casa, Alfredo del Mazo Maza y su primo, el presidente Enrique Peña Nieto.

Es previsible también que las condiciones de intimidación, acoso de corruptores priístas –dirigidos por cierto en gran parte desde todas las instituciones del sector salud (incluido el IMSS, ISSSTE, ISEMYM e ISEM) y otras delegaciones de dependencias federales, como SAGARPA y SEDESOL, continúen y se intensifiquen a lo largo de este domingo, en acciones coordinadas y fondeadas con recursos públicos, para intercambiar, literalmente, hambre , miedo, pobreza y promesas de apoyo por votos o la abstención de estos, lo que le redituaría al tricolor incluso más que un voto efectivo.

Tampoco se descarta que el Ejército Mexicano, a quien Eruviel Avila, ayudó y rindió culto los últimos cuatro años, se haga presente en las calles este domingo, pero no para proteger a la población, sino para atender posibles cotos de violencia que el mismo Avila Villegas podría fabricar como último recurso para salvar su prestigio, pues podría ser, el último gobernador priísta su zaga de 88 años años.

Por eso y por mucho, para salir a votar este domingo, los ciudadanos mexiquenses podrían no sólo hacer historia, convertirse en héroes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *