fbpx
Marco Antonio del Toro: “Acusaciones contra Duarte se desinflaron, no tienen sustento”
julio 25, 2017
Cogito Ergo Sum
julio 31, 2017

Mascarada El Baile de las Máscaras

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los periodistas están a su servicio: exija calidad en la información.

DOBLE FILO

Mascarada El Baile de las Máscaras


Por: Ismael Rojas Escobar









Los periodistas están a su servicio: exija calidad en la información
Busque a su periodista de confianza y cuestiónelo

Los periodistas no son intocables y usted tiene el derecho de exigirles exhaustividad en la información y a que aclaren si lo que ofrecen es su opinión o datos que han sido corroborados. La prensa –una buena parte- ha jugado un papel trascendental en la situación que vive el país: son parte responsables de la tragedia nacional.

Los “quemados” y su persistencia en los espacios noticiosos y de opinión que llegan a las grandes mazas que son manipuladas con toda una serie de mensajes que responden a una ingeniería que sirve a intereses de pequeños, pero poderosos grupos, deben saber que no pueden actuar impunemente.

El padre del liberalismo mexicano, José María Luis Mora ya lo decía desde antes de la primera mitad del siglo XIX: la libertad de expresiones la más importante de las libertades, porque es la que cuida de las demás. Los periodistas se han erigido como guardianes del séptimo constitucional al asumir –en teoría- el papel de fiscal del actuar público y privado.
Un pueblo mexicano que poco a poco le ha venido ganando la batalla al analfabetismo convencional y al analfabetismo ilustrado y pocas veces se cuestiona lo dicho por los medios de comunicación y sus periodistas lo que les ha dado un margen de maniobra que tiene como tope su propia torpeza al sacar a la luz información falsa, insostenible y que los presenta como unos grandes mentirosos. Hábiles y con un colmillo largo, saben cómo evadir esos momentos y pasar de página.

Los casos de periodistas que han salido de la escena se deben principalmente a un veto oficial, no a la pena que les cause verse descubiertos.
En la historia reciente de México la principal empresa de comunicación ha efectuado dos cambios cosméticos por el desgaste de sus principales caballos de batalla: el primero de abril del 2000 Jacobo Zabludovsky se despide del noticiario estelar 24 Horas que condujo durante 4 décadas; lo sucedió momentáneamente otro cuestionado informador, Guillermo Ortega Ruiz, para dejar el trono a Joaquín López Dóriga quién hasta agosto pasado y durante 16 años se encargó de mal informar a las masas en momentos clave.

Para tratar de lavar su imagen Televisa nombró a Denisse Maerker titular del noticiario estelar de la noche, sin embargo, no fue suficiente porque la periodista ya arrastraba su propio historial.
Si bien los mecanismos legales que tiene la sociedad para demandarles a los periodistas mayor profesionalismo son poco conocidos e ineficiente. La llegada del internet aceleró el proceso para que los medios y sus periodistas escuchen a sus audiencias: ya no basta con cambiar de canal o dejar de comprar el periódico, ahora se los espetan en sus redes sociales y llegan a ser verdaderas avalanchas de gente indignada.
Para muchos como Ricardo Alemán - polémico columnista en el Universal - ya se acostumbraron a los reclamos y simplemente no les importa porque saben que su función es otra y la llevan al cabo: solo ellos sabe si con algún interés económico.

Decirse periodista no cubre al sujeto de un halo de pureza, de virtud, de conocimiento y dominio de los temas: es en el mejor de los casos alguien que cursó las aulas universitarias en la carrera de comunicación o periodismo, o bien, hecho en la marcha como se hacía a la antigua, pero de ninguna manera, es alguien que puede actuar impunemente haciendo lo contrario de lo que debiera hacer: servir a la población.

La población toda, tiene el derecho de exigir mejor calidad materiales informativos y de opinión, de que expliquen sus posturas incluso, si hacen periodismo militante, que aclaren si están con algún partido político, organización social o empresa.
Exija que el periodista investigue, que no oculte, que sea imparcial, fidedigno, que sea claro, plural, que no tergiverse, que sea responsable y sirva a la población bajo el amparo del sexto y séptimo constitucional.
A cambio el periodista recibirá reconocimiento, credibilidad y un grado de protección ante el poder oficial y el la delincuencia, pues es más difícil atentar contra un informador popular con buena imagen, que a uno repudiado y casi desconocido. Así que exija.

Llanto
Partidos políticos fueron multados por rebasar los topes de campaña, Sin ser prestidigitador, seguramente les reducirán la sanción y todos contentos en esos partidos. A preparar la siguiente elección.

Alegría
El humor mexicano no tiene límites y en Toluca no nos quedamos atrás: curioso video de un sujeto librando los rápidos que dejaron las lluvias en un canal de Paseo Tollocan. Armado con kayak, casco y remos libró los rápidos.

Charada
Aproximadamente 10 hectáreas se salvaron de ser vendidas y fraccionadas de manera ilegal en Tenancingo las cuales estaban etiquetadas para hacer el nuevo mercado de flores. Se frustró entonces un jugoso negocio para las autoridades municipales actuales y anteriores.

2 Comments

  1. Daniela Sánchez dice:

    ¿Ahora entiendes por qué cuestiono casi todo? Solo así se consigue ser una sociedad más crítica, objetiva y hasta cierto punto libre, Ya que no con facilidad se aceptan imposiciones del sistema

  2. Ismael dice:

    Claro, siempre hay que preguntar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *