fbpx
Llegaron los poetas a Toluca
agosto 28, 2017
Listo presupuesto y calendario para elecciones concurrentes del 2018
agosto 29, 2017

¿Fue Eruviel el Gobernador de la Educación?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Si hay un rubro con el que Ávila podría aprobar su gestión, ese podría ser el educativo, pero sus malas notas en deserción escolar e insuficiencia de universidades, ponen en riesgo su aprobación.

TRANSPARENCIA

¿Fue Eruviel el Gobernador de la Educación?


útiles escolares
Eruviel_gobernador





Por la creación de 121 carreras, 25 universidades públicas y la masificación de becas, si hay un rubro con el que Eruviel Ávila se podría ir con una “estrellita en la frente” ese podría ser el educativo, sin embargo los altos índices de deserción escolar en preparatoria y educación superior, así como la todavía insuficiente oferta en ambos grados, podrían hacer peligrar el título sexenal al que aspira: ser considerado el "gobernador de la educación".



Para Raymundo Martínez Carbajal, secretario de educación entre 2011 y 2015, no hay duda de que Eruviel Avila, podría, pasar a la historia y sin problemas con ese distintivo, “tanto por méritos propios, como porque los números no mienten”, aseguró.

Explicó que el recuento en esta asignatura es enorme, pero en un apretadísimo balance, destaca un aumento de 138 mil becas que se entregaban en 2011, a 380 mil que se distribuyen en la actualidad, con la incorporación de modalidades que hasta antes no existían como las “becas al extranjero”, becas a madres que estudian o las llamadas “Becas de Excelencia”.

Por otra parte, la enorme demanda de una creciente matrícula, la más grande del país, con 5 millones de alumnos, impuso a la gestión eruvielista un ritmo industrial, para crecer en un tiempo record y resolver, aunque no del todo, las insuficiencias de infraestructura que se centraban principalmente en la educación media superior, donde se concentraban y se siguen registrando aún, los mayores rezagos en cobertura.

Sin embargo y ante una problemática que amenazaba con desbordar ante el número de “rechazados” de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), la administración de Eruviel decidió abordarla en dos vías: por primera vez se generó un convenio con la máxima casa de estudios para que los rechazados fueran absorbidos por el sistema estatal –con pase automático- y se aceleró la creación de espacios.

De esta manera Eruviel promovió, creó y en otros casos aceleró proyectos ya en marcha, de un total de 25 universidades, entre tecnológicos, universidades politécnicas, las llamadas “universidades del bicentenario” y hasta universidades en línea, destacó el exsecretario.

También se impuso una reingeniería al área del sector educativo encargada de la planeación y construcción de espacios, por lo que mientras en 2011 se construían 4.1 aulas al día, en la actualidad se construyen 20.1 aulas diarias en promedio. De ese tamaño aumentó la productividad constructiva en un sexenio señaló Martínez Carbajal.

Para ponerlo en perspectiva, en 2012 se tenían 14 mil 273 edificios educativos y 121 mil 156 aulas, para el 2014 ya sumaban 165 mil 757 aulas y 17 mil 359 edificios; mientras que los talleres pasaron de 7 mil 939 a 9 mil 325, en el mismo lapso.

Asimismo, mientras que en 2011 se tenían mil 498 escuelas de nivel media superior y 555 de nivel superior, para el 2014, la cifra ya había aumentado a mil 618 de escuelas preparatorias y a 574 las universidades, con una tasa de crecimiento media anual en el primer rubro del 4.05% y en el segundo, de 5.31%. A la par se crearon 121 carreras bajo el concepto de “empleabilidad”, de tal suerte que los estudiantes pudieran responder a la demanda de los sectores productivos y aumentar sus posibilidades de conseguir un trabajo. “Ya no son las licenciaturas típicas de derecho o administración, tienen que ver con biotecnología o las redes sociales, por ejemplo”, señaló el hoy legislador.

Destacó que al mismo tiempo de ampliar “la capilaridad” del sistema de educación media superior y superior y aún antes que la Federación publicara la Reforma Educativa, se adoptó el programa de “convivencia armónica”, el cual reconoció a los padres de familia en el proceso educativo y colocó a la educación “en el centro de la atención social”.

Otras acciones que le dieron a la educación el foco en el gobierno educativo, fue la entrega de útiles escolares (que ya se hacía con Peña), con la salvedad que corrigió el calendario para hacerlo "a tiempo" y no después de iniciado el ciclo; igualmente creo la beca para integrantes de "escoltas escolares" y entregó no menos de 100 mil computadoras a alumnos destacados.

BECAS VS. DESERCIÓN

No obstante la ampliación de la oferta educativa y la “capilaridad” de la infraestructura pública para absorber más alumnos sobre todo en el nivel medio superior, existen otros indicadores que están impactando negativamente la educación en el estado de México, pues son indicadores ligados a la pobreza, la marginación y la exclusión social.

Datos oficiales de la Secretaría de Educación Pública (SEP), indican que mientras en el nivel de educación básica la atención a la cobertura es incluso del 104% (es decir que se atiende población de otras entidades), en el nivel de secundaria comienzan los problemas.

En secundaria la capacidad de “absorción” del sistema educativo del edomex es del 96.6% (es decir que casi un 4% no ingresa a este sistema saliendo de la primaria), hay un abandono escolar del 1.9% y una reprobación del 4%, en tanto que la tasa de terminación es del 95.6%.

Sin embargo en el nivel medio superior el problema es más grave, pues de entrada la capacidad de absorción del sistema es del 90.4%, la deserción o abandono de estudios del 14.3% y el índice de reprobación del 10.3%.

Hay además una eficiencia terminal de apenas un 62.5% y una tasa de terminación del 50.4%, en tanto que la cobertura en estudiantes de 15 a 17 años de edad, es solo del 70% y la tasa neta de escolarización (de 15 a 17 años en este nivel educativo) es del 57.2%.

Por lo que se refiere al nivel superior, el nivel de absorción es del 77.9% ( es decir que para los egresados de preparatorias no hay suficiencia y el 22.1% no encuentran cabida en las universidades instaladas); mientras que la deserción o abandono escolar es del 9.0% y la cobertura es de solo 29.8% de atención en el nivel educativo superior.

Aunado a lo anterior hay que considerar que el grado promedio de escolaridad en Edomex es del 9.6% y se tiene un analfabetismo del 2.5%.

Para algunos especialistas, como Eduardo Garduño Campa, de la Facultad de Economia de la UAEM, el gobernador Eruviel podría ser considerado más que como el “gobernador de la educación, como el gobernador de las becas y las despensas”, pues aunque se entregaron apoyos en cantidades industriales, durante su sexenio, en realidad no hubo políticas de acompañamiento para garantizar que no solo aumentara la oferta, sino fundamentalmente y sobre todo “la calidad” en la educación mexiquense.

Pese a lo anterior, para otros expertos en educación como Raymundo Martínez, el título de “el gobernador de la educación”, Eruviel se lo ganó a pulso y así pasará a la historia.



FUENTES:
http://datos.edomex.gob.mx/dataset/educacion-vanguardia/resource/a266f993-724a-4581-bbeb-ce1ff55cd780
http://www.snie.sep.gob.mx/descargas/estadistica_e_indicadores/estadistica_e_indicadores_educativos_15MEX.pdf

 

Por: Tere Montaño


 
 

Comments are closed.