fbpx
Corrupción, indolencia e ineficiencia, sellos de la Fiscalía de Justicia
octubre 9, 2018
Pide sociedad civil al Senado discutir y aprobar la iniciativa que incorpora la Evaluación Ambiental Estratégica en la política ambiental
octubre 10, 2018

De mal en peor: Edomex reprobado en ejercicio del gasto 2018

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Gastó más de lo asignado a ceremonias y en comunicación social

TRANSPARENCIA



De mal en peor: Edomex reprobado en ejercicio del gasto 2018



El Estado de México ocupa uno de los últimos lugares en transparencia sobre el ejercicio del gasto de acuerdo con el Índice de Información del Ejercicio del Gasto (IIEG 2018), realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y correspondiente a 2017. La entidad mexiquense obtuvo un nivel de cumplimiento de 35.8 de 100, la peor calificación detrás de Michoacán (32.3), Ciudad de México (31.3) y Nayarit (14.9). Con ello, el Estado de México se mantiene en “semáforo rojo” de acuerdo con la metodología del IMCO.




Esta calificación incluso empeoró, pues retrocedió dos puntos porcentuales en el periodo 2015 -2017 y aún menor que la calificación obtenida en el IIEG de 2017, publicada en noviembre de 2017 y en la que había obtenido 37.5%. Con esta última calificación, se encuentra muy por debajo del promedio nacional de 58.7

De acuerdo con el estudio, el cumplimiento a los presupuestos de egresos del Estado de México (y de todas las entidades del país) es un acto de simulación y discrecionalidad. Esto conlleva a que el ejecutivo gasta más de lo presupuestado y se endeuda por arriba de lo planeado.

El IMCO evaluó tres secciones: presupuestal, contable y programática. En el primer aspecto, la entidad logró apenas una calificación de 30 sobre 100, en el segundo, de 49.1 y en el rubro programático tiene una calificación de cero.

De hecho, fue la entidad que más dinero gastó, derrochando en 2017 237.5 mil millones de pesos, formando parte del grupo de las 13 entidades que en lugar de mejorar en este rubro, retrocedieron.

La parte más grave del análisis del IMCO es que, en ceremonias oficiales, el gobierno del Estado de México gastó 120% más de lo aprobado para egresos y 25% más en comunicación social. Sin embargo, en gasto burocrático gastó 8% menos y 28% menos de lo aprobado en servicios básicos.

Si se compara con el índice del año pasado, cumplió en reducir la partida en burocracia, rubro que había aumentado 13% en 2017, pero continuó derrochando recursos en comunicación social, que al 11% de 2017 se le suma el 25% de este año.

Ello deja a la vista las verdaderas “prioridades” de la administración de Alfredo del Mazo. Su primer año de gestión asignó recursos a rubros que no tienen un impacto directo en la población. Lo anterior, apunta el IMCO, no significa que se deba eliminar el gasto burocrático, pero sí auditarlo, analizar las necesidades de la población y replantear su tamaño.

En rubros específicos, el Estado de México tuvo calificación de cero en el estado analítico de ingresos - rubro de ingresos (EARI), fuente de financiamiento (EAFF), clasificación por objeto de gasto (EAOG), clasificación económica por tipo de gasto (EATG), clasificación administrativa por poderes (EAAP), clasificación administrativa sector paraestatal (EAAS), clasificación funcional (EACF), gasto por categoría programática (GPRO), estado de actividades (ESAC), estado de cambios en la situación financiera (ECSF), estado de flujos de efectivo (ESFE). En estado de situación financiera (ESSF), obtuvo calificación de 50 y solo cuatro rubros con calificación constante de 100 en los trimestres que se evaluó: clasificación administrativa por dependencia (EAAD), endeudamiento neto (EAEN), intereses de la deuda (EAID) y estado analítico del activo (EAAC)

En prácticamente todas estas categorías, no existía información que transparentase los parámetros que el IMCO requería. Y en las que había información disponible, quedó de manifiesto que el gobierno del Estado de México durante el primer año de Alfredo del Mazo (y último de Eruviel Ávila) derrochó dinero en acciones cuya población no resultó beneficiada.

 

Por: Mary Delgado


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *