fbpx
Con respaldo del IEEM, alistan municipios elección de delegados
febrero 8, 2019
Congreso exhorta al presidente a no eliminar recursos para estancias infantiles
febrero 11, 2019

Pronunciamiento de “Fuera del Clóset” por Diputad@s Homofóbic@s

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Pronunciamiento respecto a la discusión del congreso del Estado de México sobre matrimonio igualitario y adopción por parte de parejas del mismo sexo


NOTICIAS

Pronunciamiento de "Fuera del Clóset" por Diputad@s Homofóbic@s


8 de febrero de 2018

Fuera del Clóset A.C., organización civil que trabaja a favor de los derechos de la población Lésbico, Gay, Bisexual, Travestí, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI) en el Estado de México, hace público el siguiente exhorto a la LX Legislatura Local, para que garantice condiciones de igualdad y no discriminación hacia las y los mexiquenses sin importar su orientación sexual o identidad de género.

Reprobamos enérgicamente las expresiones homofóbicas manifestadas durante la discusión sobre el matrimonio igualitario y la adopción entre parejas del mismo sexo en las Comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales y de Procuración y Administración de Justicia, el día de ayer 07 de febrero de 2019, por parte de algunos/as integrantes del Congreso para aplazar su aprobación y descalificar dicha demanda ciudadana, especialmente por los argumentos utilizados por el legislador y la legisladora de Morena, Gabriel Gutiérrez Cureño y Violeta Nova Gómez, al asegurar que la medida es "populista" y “un churro”; que "la finalidad del matrimonio es la procreación" y por ende, las uniones civiles entre parejas del mismo sexo deben ser denominadas "sociedades de convivencia" o que "no existen estudios que garanticen la no afectación de los menores al tener padres del mismo sexo".

Dichas opiniones parten de prejuicios que promueven discursos de odio contra la población LGBTTTI. La exigencia porque se reconozca el matrimonio igualitario en la entidad no es populista, ni es una ocurrencia; corresponde en atender la deuda histórica con los gays, las lesbianas, bisexuales, travestís, transexuales, transgénero e intersexuales que vivimos en el Estado de México.

Asimismo, denominar a las uniones civiles entre parejas del mismo sexo como "sociedades de convivencia", bajo el amparo de que la finalidad del matrimonio sólo es "la procreación", clasifica entre una ciudanía de primera y segunda clase, al mismo tiempo que invisibiliza los diferentes tipos de familias que existen. En tanto que la opinión sobre la "no existencia de estudios que garanticen la no afectación de los menores al tener padres del mismo sexo", parte de la noción de que la homosexualidad es algo incorrecto y que las familias homo, lesbo y transparentales no tienen la capacidad para brindar las condiciones de vida necesarias para criar a un niño o niña, como cualquier otra persona.

Reiteramos que el no reconocimiento al matrimonio civil igualitario en el Estado de México promueve y justifica la discriminación institucional y sistematizada hacia las personas por su orientación sexual, lo que atenta contra su dignidad humana, por lo que es necesario subrayar que los artículos 1° y 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el 5° de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de México, así como la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Ley para Prevenir, Combatir y Eliminar Actos de Discriminación del Estado de México estipulan los principios de igualdad y no discriminación por orientación sexual.

Además de recordar que la Tesis Jurisprudencial 43/2015 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitida el 19 de junio de 2015, señala que "cualquier entidad federativa que, por un lado, considere que la finalidad del matrimonio civil es la procreación y/o defina como el que se celebra entre un hombre y una mujer, es inconstitucional", por lo que el Código Civil de la entidad al definir al matrimonio civil en su artículo 4.1 Bis como "una institución de carácter público e interés social, por medio de la cual un hombre y una mujer voluntariamente deciden compartir un estado de vida para la búsqueda de su realización personal y la fundación de una familia", es inconstitucional y, por ende, debe ser modificado.

Aunado a ello, es importante referir que la SCJN también publicó la Tesis Jurisprudencial 8/2017 que estipula el derecho a la vida familiar entre personas del mismo sexo no sólo limitado a la vida en pareja, sino que puede extenderse a la procreación y crianza de hijos/as, además de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la que se determinó que "el interés superior del niño no puede ser utilizado para amparar la discriminación en contra de la madre o el padre por la orientación sexual de cualquiera de ellos".

Por lo que enfatizamos la necesidad de que la discusión del tema esté apegada al marco legal de los derechos humanos, bajo una perspectiva de género y sin que esté guiada por suposiciones, argumentos carentes de validez científica o creencias personales. Si las Comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales y de Procuración y Administración de Justicia han tomado la decisión de seguir analizado el tema, hacemos un llamado respetuoso para que participen organizaciones civiles, especialistas, académicos (as), organismos defensores de derechos humanos y personas de la población LGBTTTI, pero haciendo énfasis en que dichas opiniones sean tomadas en cuenta y aplicadas y dejen de ser una excusa más para seguir aplazando la aprobación de dicho tema, tal como ocurrió en Legislaturas pasadas, donde sólo hubo ejercicios de simulación.

A la par, expresamos nuestra disposición total y abierta como organización civil para colaborar en el avance de la legalización del matrimonio igualitario y la adopción en la entidad. Las personas LGBTTTI no pedimos privilegio alguno, exigimos que nuestros derechos humanos sean respetados y garantizados. Nuestros votos e impuestos valen lo mismo que los de las personas heterosexuales y, por ende, la posibilidad de casarnos y adoptar debe ser una realidad.

La libertad de amar no debe ni puede ser motivo de discriminación, exclusión o violencia. Tenemos orgullo por quienes somos. Alzamos la voz, no por capricho, sino por la dignidad de nuestras vidas. El progreso democrático sólo se alcanza cuando se reconoce la riqueza de la inclusión, la diversidad y la pluralidad. Hoy es el momento de que la vida de gays, lesbianas, bisexuales, travestís, transgénero, transexuales e intersexuales sea reconocida. Seguiremos luchando hasta alcanzarlo.

FUERA DEL CLÓSET A.C. TOLUCA, ESTADO DE MÉXICO; 08 DE FEBRERO DE 2019

Staff Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *