fbpx
Ayuntamiento de la capital respaldará Guardia Nacional
febrero 19, 2019
Ofrece IEEM estadísticas de procesos electorales locales
febrero 19, 2019

Ministerios Públicos en Edomex: Escasos, saturados e incompetentes

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Solo hay una probabilidad de 1% en esclarecimiento de delitos

TRANSPARENCIA

Ministerios Públicos en Edomex: Escasos, saturados e incompetentes


Solo 1.04% de los delitos que se cometen en el Estado de México tienen probabilidad de ser denunciados y esclarecido, de acuerdo con el Índice Estatal De Desempeño De Las Procuradurías Y Fiscalías 2018, realizado por Impunidad Cero

Pese a que el Estado de México es la entidad más poblada del país, está entre las entidades con menor tasa de ministerios públicos locales, teniendo 3.5 por cada 100 mil habitantes, solo por encima de Puebla (2.5) y Sonora (2.3).

Además, también se encuentra entre las entidades con menos policías ministeriales, con 12.4 elementos por cada 100 mil habitantes, igualmente solo por encima de Tlaxcala (12.2), Puebla (11.3) y Veracruz (10.3).

Por otro lado, el presupuesto per cápita que se dispone para la impartición de justicia en la entidad es de 191.72 pesos; debajo de la media nacional, pero encima de Morelos, Yucatán, Oaxaca, Veracruz, Puebla y Tlaxcala.

Evidentemente, al ser muy pocos ministerios públicos locales en la entidad, la carga de trabajo se concentra de mayor manera que en otros estados. En promedio, las carpetas de investigación por cada ministerio público en la entidad suman 367.8, superado apenas por Coahuila, con 544. Esto es casi el doble del promedio nacional de 172.2 carpetas.

Desafortunadamente, esto es solo uno de los factores que obligan a los ciudadanos que han sido víctimas de algún delito a no denunciar o, en el mejor de los casos, a tardarse para denunciar. El mexiquense toma en promedio 177.79 minutos (casi tres horas) para denunciar un delito, más de cuarenta minutos encima del promedio nacional de 134.91.

El tiempo de espera para denunciar los delitos (si es que se denuncian) se explica de alguna manera con la efectividad (o mejor dicho, inefectividad) de los ministerios públicos. A nivel nacional, todos están reprobados; por ejemplo, Guanajuato, la entidad que tiene el primer puesto a nivel nacional, tiene un porcentaje de efectividad de apenas 51.3%. En el caso del Estado de México, su efectividad es de solo 19.2%. Menos de un quinto de las carpetas de investigación que se abren, terminan con resultados satisfactorios. En el caso concreto de la entidad mexiquense, los motivos son incompetencia de las autoridades, no ejercicio de la acción penal e irregularidades en la formulación de la acusación.

Por supuesto, esto deriva en que la posibilidad de denuncia y esclarecimiento sea extremadamente baja. En el Estado de México, solo 1.04% de los delitos denunciados llegan a un punto de esclarecimiento. Dicho de otro modo, si usted es mexiquense y es víctima de un delito, al denunciar en el ministerio público tiene una probabilidad de uno entre 100 para que el culpable obtenga sentencia. Esto es, de manera muy tenue, debajo de la media nacional, pero también forma parte de un escenario más amplio de impunidad en el país. Guanajuato, el estado con probabilidad de esclarecimiento más alto, tiene 4.25%, mientras que Guerrero, la entidad con la probabilidad más baja, apenas logra 0.24%.

Consecuencia de este pésimo actuar de las autoridades en temas de impartición de justicia, es la percepción de la ciudadanía hacia dichas autoridades. El Estado de México está entre las entidades con menor porcentaje de confianza en el Ministerio Público, con 7.2%; solo por encima de Veracruz (6.8%), Morelos (5.3%), y la Ciudad de México (2.2%).

Extrañamente, la efectividad en cumplimiento de órdenes de aprehensión en la entidad es relativamente alta, de 69.5%. A pesar de esto, el porcentaje de impunidad por homicidio doloso es altísima, de 82.14%, que, de hecho, es casi el mismo porcentaje que tiene México con respecto a otros países (82.3%).


 

Por: Héctor Castañeda


 

Comments are closed.