fbpx
“Víctimas colaterales” de violencia feminicida, tendrán reconocimiento
marzo 8, 2019
A sangre y lucha, más de 100 años tras la igualdad
marzo 8, 2019

Violencia obstétrica, ni en los hospitales se está a salvo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Edomex, primer lugar nacional en agresiones hospitalarias contra mujeres

 

DESTACADAS
 
 

Violencia obstétrica, ni en los hospitales se está a salvo



Sandra, es una madre adolescente como muchas de las que tenemos hoy en día. Su parto no fue precisamente un paseo dominical, ni una de las mejores experiencias de su vida.




A sus 16 años y procedente de una zona rural del Valle de Toluca, tuvo que soportar todo tipo de humillaciones y malos tratos por parte del personal clínico del Hospital de la Mujer, operado por el gobierno mexiquense. Desde su llegada fue obligada a esperar casi un día completo, con una minúscula y agujereada bata que le entregaron tras pasar el primer filtro y después de ir y venir, ir y venir, desde su domicilio, en al menos tres ocasiones.

Fue auscultada por enfermeros y doctores sin ningún tipo de miramiento, violentando su intimidad de malas maneras y con comentarios clasistas y humillantes, en algunos momentos, que hacían clara alusión a su temprana edad materna y su modesta condición social.

“Pero eso sí les gusta”, “pero bien que andaban de fiesta”, “no llores, lo hubieras pensado antes” y “¡abre las piernas!”, fueron solo algunos de los comentarios que le dirigieron directamente o escucho decir a otras pacientes, incluso por parte de enfermeras y doctoras.

Después de la cesárea que le practicaron pese a que ella pedía que el parto fuera natural, estuvo abandonada en su camilla por muchísimas horas y con dolores y naúseas intensos. Asegura que entre sueños recuerda gritos de una enfermera que le ordenaba que se callara, pues ella estaba-semi inconsciente aún y al parecer se quejaba en voz alta.

Sandra tuvo que esperar todavía horas en distintos momentos para ser evaluada, siempre con prisas, malos tratos o ignorándola por completo. Fue una pesadilla, recuerda.

Lo terrible es que la pesadilla, se repite por miles cada día, pues el Estado de México ocupa el primer lugar nacional en violencia "obstétrica" de género, relacionada con abusos y maltratos de diversa índole en contra de mujeres embarazadas en hospitales y nosocomios de la entidad, principalmente por médicos y enfermeras, además de que de manera generalizada la violencia contra las mexiquenses no decreció sino aumentó en los últimos años.

De acuerdo a la encuesta sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016 publicada por el INEGI, la más reciente y en la que se abordó la “violencia obstétrica, la entidad rebasa la media nacional en este rubro, pues mientras el indicador promedio es del 33.5%, en la entidad es del 39.5%, seis puntos arriba.

En marzo del 2016, el Congreso Local aprobó una iniciativa del ejecutivo estatal para “tipificar” el delito de “violencia obstétrica”, como parte de un paquete mayor de cambios aprobados para castigar la “violencia institucional”, pese a ello, este tipo de violencia persiste.

El tipo de maltrato más frecuente en este caso (11.2%), son gritos y regaños y en segundo lugar (10.3), el retraso en la atención, mientras que un 9.9% fue ignorada por el personal cuando preguntaba sobre su parto o su bebé, en tanto que al 9.2% la presionaron para que aceptara la colocación de un dispositivo y al 9.2% la obligaron a permanecer en una posición molesta.

Además de lo anterior el 40.8% de las mujeres atendidas en el IMSS reportó maltratos y el 38.7% de las pacientes atendidas en hospitales de la red estatal y un 34.7% de las atendidas en centros de salud a nivel nacional.

La ENDIREH incluyó por primera en 2016, vez el capítulo relativo a la violencia obstétrica, sin embargo a nivel nacional la entidad mexiquense ocupó también uno de los primeros lugares a nivel nacional en violencia de género, ya que del 2011 al 2016 la violencia contra las mujeres en Edomex aumento del 73% al 75.3%.

La entidad igualmente resultó una de las más violentos contra las mujeres en el ámbito “comunitario” y el ámbito laboral.


 

Por: TheObserverMex


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *