fbpx
Poder al Centro
junio 7, 2019
Listas las sedes para la muestra de teatro del IEEM
junio 7, 2019

Hugo’s bar: Cambio y adaptación

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ir a la cantina y curar las penas, sigue siendo una tradición en México, que se remonta a casi ya dos siglos

COMUNIDAD

Hugo’s bar: Cambio y adaptación


Ir a la cantina y curar las penas, sigue siendo una tradición en México, que se remonta a casi ya dos siglos. En ellas entran, desde obreros, hasta artistas, famosos, incluso funcionarios públicos, pues al final aquí no importa quien seas, de donde vengas, o que tanto tengas; el trato es el mismo y el objetivo también, darse un gusto aunque llore el alma...

De acuerdo con el artículo de Paola Mendoza, “Secretos de cantinas”, este concepto llegó a México en 1846 como consecuencia de la guerra con Estados Unidos por el territorio de Texas, durante la ocupación norteamericana, entonces y debido a la creciente demanda de los soldados invasores por bebidas con el estilo que acostumbraban, varias fondas y tabernas comenzaron a transformarse hacia la típica imagen de los salones del viejo oeste. Estos establecimientos dedicados a la venta de bebidas alcohólicas por copa, serian para que los soldados olvidaran las penas.

En un principio, las cantinas prohibían la entrada a perros, mujeres, mendigos y uniformados. En la actualidad solo se prohíbe abrir los domingos y dejar entrar a menores de edad ya que en 1982 se publicó un decreto que acabó con la prohibición del ingreso de las mujeres a las cantinas que tuvo vigencia desde el siglo XIX.

A pesar de los años que han pasado desde entonces, en muchas cantinas las mujeres todavía no son tan bien vistas si las ven llegar solas; hay aquellas a las que no les importa y hasta agradecen la atención.

En Toluca, “Hugo’s Bar”, anteriormente llamado “El Makakikus” es una de las cantinas con mayor tradición en la capital, ya que se inauguró en 1949, y con un marcado rasgo de inclusión social, ya que desde sus inicios no discrimina a nadie. La cantina ha estado en constante renovación para seguir brindando el mejor servicio a sus viejos y nuevos clientes.

Víctor Hugo Medina, encargado del bar, comento en entrevista que desde que ingresó al establecimiento se ha permitido el acceso a todo público y que nunca han tenido algún problema con que mujeres sean clientes del lugar, incluso para la administración se considera a la cantina como un lugar de ambiente familiar, pues aparte de ofrecer bebidas alcohólicas, también ofrecen variedad de botonas y comida; desde un caldo tlalpeño, hasta unos deliciosos tacos de barbacoa.

Hasta la fecha las cantinas en Toluca han sido espacios para el ocio y la relajación que invita a disfrutar del momento, sin prejuicios ni preocupaciones.

A pesar de ello, algunos de estos establecimientos se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas por diferentes razones, una de ellas es la apertura de nuevos lugares que ofertan precios mucho más baratos. Esto les ha generado una gran competencia.

Algunas cantinas, como lo es Hugo’s Bar se han visto en la necesidad de cambiar el giro de cantina a bar, pues el encargado afirma que las licencias de funcionamiento para cantinas son más caras que las de un bar o centro chelero, pues según él, el costo por licencia como cantina oscila entres los 80 mil a los 100 mil pesos, mientras que el de un bar va de los 25 a los 30 mil pesos.

De acuerdo con Hugo, el concepto “cantina” va de la mano de una gran sencillez, baja ostentosidad del lugar y lo define como un lugar donde puede llegar a relajarse, con música a bajo volumen y para tener una convivencia más íntima con amigos o familiares. Recomienda también que las personas asistan a más lugares como este, pues para él, el hecho de que existan aun las cantinas es un motivo de orgullo de las tradiciones mexicanas que no debería de perderse, incluso opinó que deberían considerarse como patrimonio cultural.

Pese a todas estas circunstancias, este tradicional lugar se ha mantenido a flote, gracias a la fidelidad de los clientes de antaño que cuentan hasta con más de 80 años de edad y se van adaptando a su nueva clientela de jóvenes, con la que adaptan su bebida tradicional: La piña colada de un litro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *