fbpx
Atacan y asesinan a integrantes de Banda Musical
diciembre 2, 2019
Más de 100 Ayuntamientos con irregularidades financieras de 2018: Tanech Sánchez
diciembre 2, 2019

Mascarada El Baile de las Máscaras

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Tres cosas que no supera la derecha a un año de la 4T

DOBLE FILO

Mascarada El Baile de las Máscaras


Por: Ismael Rojas Escobar









Tres cosas que no supera la derecha a un año de la 4T



La derecha mexicana no deja de agitar el debate político confundiendo, distrayendo, exagerando, mintiendo y difundiendo rumores para confundir, ganar preferencias y con ello acercarse de nuevo a feudos que usufructuaban desde hace décadas: los ingresos nacionales y el presupuesto; los bienes de la Nación; el control de sectores relevantes como es el laboral y educativo.

El conservadurismo le duelen varios hechos, pero comentaré cuatro para no extenderme y que creo que son algunos de los que más les quitan el sueño, como es que el pueblo gobierne y ya no la aristocracia.

Tiremos las máscaras y digamos claro y directo: la derecha está dolida porque ya no manejará el presupuesto que para el 2020 superará los 6 billones de pesos, que es una cantidad enorme, fortunas, ríos de dinero que anteriormente los usaban para beneficiarse y beneficiar a sus cercanos, además de destinar partidas para el control de los poderes Legislativo y Judicial, asimismo, organismos como el INE, el TEJPF, el INAI, la CNDH o la FGR.

1 - La derecha no supera dejar de manejar el presupuesto; era su objetivo, todo ese dinero –dentro de su filosofía económica neoclásica y posterior neoliberal- no debía ser distribuida –desperdiciada- en benefactores básicos como educación y salud pública gratuita; en carreteras que no fueran de cuota y construidas por amigos; en asistencia social a grupos vulnerables.

Debatiendo con algunos economistas, no conciben que el Estado pueda ayudar a grupos relegados como son los indígenas, los campesinos, los pobres e incluso quienes no encuentran empleo.

Para ellos es como si tiraran el dinero a la basura, pues su doctrina dicta que cada persona debe cubrir todas sus necesidades con el dinero que gana en su jornada laboral y no se les debe dar un centavo de toda la riqueza que genera el Estado y que en el caso de México son cantidades bestiales de dinero: ¡No! Eso debe ser canalizado a los empresarios para que generen riqueza y muchos empleos, -según su teoría que en más de un siglo nunca lo han logrado-.

2 - La 4T puso un freno a la explotación de los bienes de la Nación como son concesiones mineras, petroleras, de telecomunicaciones, transportes y todo tipo de bien público que no reportaban ingresos para el país, que trabajaban de forma deficiente en espera de tener todavía más ventajas o que simplemente no habían sido aprovechados como el caso de algunos contratos petroleros que no producían un solo barril.

Los bienes de la Nación están todavía siendo explotados por un puñado de empresarios que ahora además de tener que pagar impuestos, van a ser revisados sus “contratos leoninos” -como los calificó el presidente López Obrador- y en su caso serán cancelados para que sean manejados por el gobierno en beneficio de los mexicanos, como ocurre con Pemex.

Duele que ya no puedan controlar las concesiones y no las puedan entregar a los amigos para que la manejen sin restricciones. Tanto odio por parte de empresarios hacia Napoléon Gómez Urrútia no es gratis, pero ese tema es motivo de otro análisis.

3 – Le duele a la derecha que ya no tengan el control de la política educativa, que mantuvieron en el atraso durante décadas y que fuera sólo para quienes pudieran pagarla, conforme lo manda su teoría económica que nos cataloga como país periférico.

La educación era su herramienta dogmática, una forma de controlar a la población para que los estudiantes se soñaran extranjeros y despreciaran lo nacional. Ganaron un pequeño ejército de pobres que defienden con fiereza a sus explotadores. Tenían pesadillas con que se retomara el nacionalismo.

Otro sector que les dolió soltar es el de la salud, ya por el jugoso negocio que era administrar a los grandes institutos; ya por el desvío de recursos por diversas formas infames que terminaron por casi matar al IMSS, al ISSSTE y a la SSA. Hablar de otros sectores como el energético es un tema aparte.

El sector laboral fue otro golpe a su orgullo, porque la 4T frenó y revirtió las reformas neoliberales que terminaban por mandar al trabajador y sus familias a la miseria, dentro de una caída libre de pérdida de beneficios a lo largo de casi cuatro décadas.

Sus principales aliados los sindicatos están en crisis, porque sus dirigentes ya huyeron y son requeridos por la justicia o bien, no tardan en caer porque ya no hay quien solape sus escándalos.

4 – Lo anterior duele, pero lo que más les lastima es que el pueblo retiró a la aristocracia de la Presidencia: arde en su orgullo por sentirse superiores en clase social, creencias y raza. Odian, aborrecen, no lo pueden evitar, lo vociferan en los cafés, en sus trabajos y ni se diga en las redes sociales: ¡un indio pobretón en Palacio Nacional! ¿Otra vez? Sus ancestros sufrieron lo mismo en cada periodo de la historia desde la independencia hasta este 2018 en que se derrotaron a los conservadores por la vía del voto. Siempre los mismos argumentos, las mismas ambiciones y la misma forma ruin de concebir a la sociedad.

Sin duda muchos son los cambios que superan los conservadores y los mueve a emprender fatuos intentos de reconquista, cegados por su orgullo severamente lastimado.

Twitter: @ismasan7

FB: @sedivergente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *