fbpx
Lanza Ecatepec internet gratis en plazas y escuelas
enero 2, 2020
García Luna negocia con corte para evitar juicio
enero 6, 2020

#LoMejorDe2019 De noche todos los gatos (políticos) son pardos

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Los mejores Fact Checking del Año

NOTICIAS

#LoMejorDe2019 De noche todos los gatos (políticos) son pardos




3 de enero de 2020

El discurso político, como su expresión máxima de la negatividad en la conducta humana, es un fenómeno bastante curioso. Dependiendo del actor, puede ser un medio o un fin en sí mismo. En una clase política como la nuestra, aún rupestre a pesar de sus notas autoimpuestas de “modernidad” posrevolucionaria, a pesar de intentos básicos pero tristemente exitosos de confundir a la ciudadanía con colores de partidos y conceptos tan antagónicos que resultan cáducos, el discurso que esgrimen como armas puede volverse una suerte de espada de Damocles.

Y es que la realidad es más necia que cualquier presidente, gobernador, o servidor público. La amarga realidad siempre los alcanza a todos. Lo único que se necesita para ello, son datos.

Realizar un arte y ciencia tan duro como el Fact Checking, es decir, la verificación del discurso contrastado con la realidad, se dice fácil. Pero dista mucho de serlo. Requiere disciplina, ética tanto profesional como personal, y una aversión por cualquier polo político que permita que las filias y fobias no obnubilen el juicio.

Esa es la meta en The Observer, uno de los escasos medios regionales dedicados a este tema. Si bien el material discursivo en la entidad escaseó luego de las elecciones del año pasado, y a pesar de otros medios, como Verificado, que han tenido la paciencia y fortaleza mental para “checkear” a personajes como Andrés Manuel López (de quién por cierto, en un año entero de gobierno se le tienen contabilizadas 53% de mentiras en sus actos proselitistas diarios llamados coloquialmente “mañaneras”), a pesar de que algunos oscuros personajes, como Alfredo del Mazo Maza y alcaldes locales han descubierto que pueden evadir el chequeo de datos simplemente omitiendo los mismos, el trabajo no paró. Y está lejos de morir.

Durante este año, se verificó a Del Mazo, López, Juan Rodolfo Sánchez, Gamboa, Vilchis y otros personajes de la política que a estas alturas deben estar conscientes de que su trabajo se somete a escrutinio cada día.

No es fácil hacer esto, pues a pesar de las fuentes, los datos y cualquier información que se presente, a uno u otro lector le dolerá que se le toque a su político, en un fanatismo que desdibuja la línea de lo religioso y de cómo son afectados todos por una política pública amparada en un discurso engañoso. Pero, como expuse líneas arriba, la realidad es más necia que cualquier persona. Y a muchos este año los alcanzó.

Al final, el mantra que nos permite ser lo más imparciales posible es acceder al razonamiento de que TODOS los políticos son falibles, y para ocultar dichas falencias, TODOS mienten para que la balanza de la historia, implacable como es, se incline hacia ellos. Algunos incluso tienen la arrogancia de pensar que escriben su propia historia en el futuro. Con ello, nos damos cuenta de que el beneficiar con una calificación positiva que no corresponda con la realidad no beneficia a nadie, ni siquiera a los políticos que emiten el discurso.



Es un razonamiento que no cualquiera puede tener, de nuevo, debido a las filias tan marcadas que les impiden tener la humildad de aceptar que cometen un error al apoyar a un partido u otro. En el arte difícil y solitario que es el Fact Checking, se forman los lentes a través de los cuales ningún color de playera (roja, azul, guinda, amarilla) te puede distraer ya. Todos caben en la mentira, el engaño, lo cuestionable, lo inverificable, la cuasi verdad y la verdad. Muy pocos en las últimas dos, dicho sea de paso.

Esta es la selección más relevante de los ejercicios de Fact Checking de este año. A los ciudadanos críticos, disfrútenla. A los que no se conciben a sí mismos criticando por lo que votaron, siéntense y relájense, que esto no les va a gustar.

El alcalde de Toluca, Juan Rodolfo Sánchez, enfatizó mucho en el tema de la inseguridad durante su primer informe de labores. Sin dar datos concretos de avances (y quizá por la falta de los mismos), enfocó sus cifras en las acciones. Aquí se puede consultar dicho a dicho qué tan exacto fue el edil morenista.

La presidenta de Metepec, Gabriela Gamboa Sánchez, precisó que su gubernatura está basada en transparentar todas las acciones realizadas por su administración, lo cual resultó no ser del todo cierto, sobre todo en un primer año marcado por su reticencia a dialogar con los vecinos del Parque Las Pilitas con el afán de poner ahí el cuartel de la Guardia Nacional del presidente López. Este Fact Checking, realizado por uno de nuestros reporteros becarios, puede consultarse aquí.

Alfredo del Mazo Maza, fiel a su estilo esquivo, emitió en septiembre su segundo informe de gobierno, aventurándose a decir que durante su segundo año como jefe del ejecutivo estatal, se disminuyeron los delitos de alto impacto. Aquí se puede revisar si los datos fueron correctos y cuál fue la trampa de ese dicho.

 

Por: Héctor Castañeda


 

Comments are closed.