fbpx
Morena rechaza que el ISEM administre recursos del INSABI
marzo 22, 2020
Ordenan “cerrar todo” en Edomex por coronavirus
marzo 23, 2020

“Distanciamiento social” golpea economía marginal de mujeres

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Sin posibilidad de comerciar productos, vendedoras informales y subempleadas anticipan crisis; datos del INEGI, refieren desempleo mayor en mujeres

NOTICIAS

"Distanciamiento social" golpea economía marginal de mujeres



23 de marzo de 2020


Alejandra Molina viaja cada semana a la Ciudad de Toluca, junto con otras 3 encuestadoras, para levantar cuestionarios relacionados con estudios de mercado y servicios, a ella y sus compañeras la empresa les paga un salario mínimo, más los viáticos, por la aplicación de cierto número de cuestionarios en la capital mexiquense; el problema, en plena contingencia por el coronavirus, es que ahora no habrá mercado disponible durante un mes para su especialidad, por lo que técnicamente desde este lunes, está desempleada.

Procedente de la Ciudad de México y entrevistada durante un descanso que se toma en una jardinera del Parque Cuahutémoc, la trabajadora reconoce que la contingencia sanitaria que inicia este lunes con la entrada en vigor de la etapa de “distanciamiento social”, si bien puede representar para el grueso de la población como una “soga de vida”, ya que busca reducir al mínimo la propagación masiva del COVID-19 en todo el país, para trabajadoras como ella representa un duro golpe a su marginal economía, pues se trata de empleadas que “van al día”.

Jovial, abierta y reflexiva en torno a las medidas implantadas por el COVID-19, pero cansada por la intensa jornada del viernes, tras un viaje desde CDMX a Toluca realizado de madrugada y la posterior jornada de levantamiento de encuestas, Alejandra revela que hace no más de una hora, recibió la llamada de su empresa, con sede en la capital del país, para avisarle que ellas y sus compañeras, no tendrán empleo durante las cuatro semanas que dure la estrategia epidemiológica de “distanciamiento social”.

“No sé qué voy a hacer”, es su siguiente expresión.

Mientras dos de sus compañeras en jardineras cercanas, intentan llamar a sus hogares para avisar de la notificación que acaban de recibir, Alejandra explica que en su empresa, se levantan cuestionarios para diversos clientes, los cuales en ocasiones son partidos, compañías telefónicas –en eterna guerra por arrebatarse los clientes-, o los gobiernos o empresas de reciente creación que buscan sondear el mercado ya sea de electores potenciales o clientes, depende.

Claudia Avila, su compañera, aseguró que ya se esperaba la medida, pero no pensó que fuera tan drástica, pues si no trabajan en el levantamiento de las encuestas, queda claro que no les pagaran, ya que su medición de pago, es precisamente el volumen de cuestionarios que reportan. Su otra compañera, cabizbaja, parece ser una premonición de lo que podría anticiparse para cientos o miles de mujeres, sentada en una banca de enfrente vestida de negro y solitaria, se alista simplemente para volver a la Ciudad de México. Al ser abordada sobre los preparativos en su hogar para el “distanciamiento social”, señala que solo podrá comprar algunos víveres, agua, pero no le alcanzará para un mes completo de gastos, eso es un hecho.

El último reporte de desempleo en México del Instituto Nacional de Estadística (INEGI) por sexo, indica que la Tasa de Desempleo (TD) aumentó entre diciembre de 2019 y enero del 2020, ligeramente más entre las mujeres que entre los hombres.

Es decir, el desempleo entre las mexicanas creció en ese lapso de 3.1% a 3.8%, mientras que en los hombres aumentó de 3.1% a 3.5%. En conjunto la desocupación entre la población económicamente activa se ubicó al arranque de este año en 4.3%, con una alza de 0.3% y podría empeorar.

Estas cifras sin embargo no expresan por completo la preocupación de Alejandra y Claudia, ya que ambas, una de ellas al menos con hijos y la otra dependiente de la casa de sus padres –adultos mayores-, deberán encontrar a la brevedad una actividad que les reporte ingresos de manera inmediata, pero sin posibilidades siquiera de salir a la calle ¿cómo?

COMERCIANTES INFORMALES, PERSEGUIDAS Y POBRES

A solo horas de que entre en vigor la etapa de “distanciamiento social” y sin que al momento exista o se haya anunciado una política clara de apoyo emergente para este sector de la población, otra que se plantea el mismo cuestionamiento es Rosalinda Garduño, quien cada semana viaja desde el municipio de Villa Victoria a Toluca (poco más de 40 kilómetros), para vender en el centro histórico de la capital dulces de manera directa, de mano en mano y furtivamente, pues el gobierno del expanista, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, ha emprendido una campaña permanente de persecución y caza contra ambulantes, sean hombres o mujeres.

Garduño, de no más de 20 años, recorre los Portales con un bebé de un año y dos meses amarrado a su regazo con un rebozo. Con un brazo sostiene a su pequeño y en el otro lleva una caja de “mazapanes” para ofertarlos de forma directa a la gente. La caja de mazapanes, no le reportará más de 70 pesos de ganancia, quizá 50 descontando el pasaje.

Aunado a la marginal ganancia que obtiene por esta actividad que realiza de viernes a domingo, le preocupa su sobrevivencia en los próximos 30 días. El alimento (papíllas, cereales y leche) para su hijo, es lo fundamental.

No obstante que Rosalinda Garduño forma parte del 56% del empleo informal que integra la mayor fuerza laboral en México y en la entidad mexiquense en particular, al momento no existen estrategias para aliviar la contingencia laboral en la que se verán arrastradas miles de mujeres y hombres, sin empleo formal, a partir de este lunes debido a la entrada en vigor del llamado “distanciamiento social” o “sano distanciamiento”, impuesto por las autoridades sanitarias del país.

A nivel estatal, la tasa de desempleo de acuerdo al INEGI pasó de 4.2% en diciembre del 2019 a 4.4% al arranque del 2020, una de las tasas de desempleo más altas en México, junto con Ciudad de México, Tabasco y Durango.

Cabe destacar también, que la Tasa de Informalidad Laboral es de 56.2% a nivel nacional y similar en Edomex; mientras que a Tasa de Subocupación (referida al porcentaje de la población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le demanda) representó el 7.5 por ciento para el pasado mes de enero. En su comparación anual, esta tasa fue mayor a la de igual mes de un año antes que se ubicó en 6.9 por ciento.



Ma. Teresa Montaño

Comments are closed.