fbpx
El “Tianguis del Trueque” en tiempos de pandemia
julio 15, 2020
Verificación y reemplacamiento, todo lo que debes saber
julio 15, 2020

“Áreas de donación”, entre simulación y tráfico de constructoras

 

El caso más reciente: la plaza de la Alameda en Toluca

 

 

NOTICIAS


“Áreas de donación”: auténtico “tráfico” entre constructoras



15 de julio de 2020

El cabildo de Toluca, otorgó los permisos de funcionamiento como “plaza comercial y de servicios” al “Centro Alameda Merced” que se ubica sobre la Avenida Lerdo de Tejada, pese a que las “áreas de donación” que debió entregar la empresa constructora a beneficio de los toluqueños, las entregó físicamente y por alguna razón en el municipio de Metepec, beneficiando a esa localidad y no a la capital, donde se ejecutó la mega obra.

La aprobación del Dictamen Único de Factibilidad (DUF) a la nueva plaza, se da con varios años de retraso por parte del cabildo actual, ya que el expediente data del 2016 y desde entonces ya había presentado varias “observaciones”, según informó el cuarto regidor, Arturo Chavarría Sánchez, al destapar con este caso, un fenómeno de tráfico de “áreas de donación” entre empresas constructoras que realizan proyectos diversos en Edomex, ya que generalmente no se cumple lo que dice la ley al respecto, señaló en entrevista posterior.

De acuerdo al edil, el Libro Quinto del Código Financiero del Estado de México, e incluso desde su antecedente en la Ley de Desarrollo Urbano, se establece claramente que las “áreas de donación” por parte de las empresas, deben entregarse dentro de los mismos municipios donde se ejecutan las obras y no en otros.

En el caso del edificio que popularmente se conoce en Toluca como “El Molino” y cuyos permisos se otorgaron durante gobiernos priístas desde María Elena Barrera, las áreas de donación “se entregaron en Metepec y no en Toluca, lo que viola la ley”, alertó el regidor, quien además es miembro fundador del Colegio de Arquitectos y Urbanistas del Estado de México.

Durante la sesión de cabildo de este martes, el tema salió a relucir, lo que no impidió que la actual administración del expanista o panista Juan Rodolfo Sánchez Gómez, otorgara la totalidad de los permisos y licencias faltantes para la operación de la plaza, que de facto ya venía operando.

Durante la sesión el edil expanista confirmó que Chavarría Sánchez tenía razón en este caso del exdificio de El Molino, por lo que la empresa ya había hecho un ofrecimiento de donación de un predio, pero no fue aceptado y se acordó que haría otra oferta, según dijo.

EL TRÁFICO DE LAS DONACIONES

El cuarto regidor de la capital, Arturo Chavarría, reveló que existe una especie de “mercado negro” de “áreas de donación” entre las empresas constructoras de centros habitacionales, plazas comerciales y otros complejos, que se edifican en el Estado de México.

Aseguró que aún y cuando la ley obliga a los constructores a ceder algunas superficies para destinarlas al beneficio colectivo, como construcción de escuelas, áreas deportivas o áreas verdes o para otros propósitos de bien común, esto no se cumple siempre.

Lo más reciente que se ha presentado con este tema, es similar a lo que hizo la empresa o consorcio constructor de la mole que se levanta a un costado de la Alameda, ya que no hizo las donaciones de las “áreas comunes” en la capital.

Esto provocó que los beneficios que se derivan de estas donaciones, se llevarán a Metepec y no se quedan en Toluca… por alguna razón.

Entre estos beneficios están el pago de derechos o impuestos por varios millones de pesos, aunque no se ha revelado hasta el momento la superficie ni ubicación de los terrenos que donó la empresa.

Chavarría Sánchez destacó también que es común que las inmobiliarias “simulen” la entrega de las “áreas de donación”, no entreguen lo que les corresponde o luego también terminen haciendo negocios con ellas o incluso edificando sobre las mismas y vendiendo aquello, por lo que áreas destinadas a jardines, parques, escuelas o áreas deportivas, terminan esfumándose.

En el caso del complejo comercial, habitacional y de negocios conocido por años como "Paseo Molino", se trata de una mega obra que se edificó sobre 49 mil 630.66 metros cuadrados y consta de 172 departamentos, una área comercial y tres torres, además de un centro de negocios.

El costo de la obra desarrollado por la empresa inmobiliaria BAHA, fue de alrededor de 95 millones de pesos, con lo que se esperaba generar 350 empleos permanentes y más de mil 300 durante la etapa de construcción que se prolongó prácticamente un sexenio.

Las "áreas de donación" que debió entregar el complejo al ayuntamiento de la capital, por alguna razón se entregaron en Metepec y no en la ciudad para beneficiar a los toluqueños. En este sentido la empresa, con anuencia aparente de autoridades estatales y locales, habrían violado el Libro Quinto del Código Financiero, que específicamente señala que estas "áreas de donación" por parte de las empresas constructoras responsables delos proyectos, deben realizarse en los municipios donde se ejecutan.

Tere Montaño

Comments are closed.